Qué te lleva a buscar la verdad?

Buenos días, tardes o noches!

Para continuar con "Mi historia", quiero preguntarles cómo es que las personas en cierto punto de su vida tienen la necesidad de conocer la verdad de las cosas, el origen del todo, de por qué estamos aquí, si existe un Dios, si hay reglas que debemos seguir o simplemente nosotros gobernamos nuestras vidas.... ¿Qué creen ustedes?

Como conté anteriormente, yo hace unos 4 años me encontraba en una época difícil de mi vida, estaba entre la espala y la pared y aguantando la opinión de mi familia ♪♫ [jajaja suena soundtrack La Guitarra - Los Auténticos Decadentes] y bueno empezaron esas dudas en mi mente, era una mezcla de descontento y angustía porque mis planes personales no salían como yo quería, las cosas simplemente no funcionaban en ningún plano de mi vida y todo eso desencadenó en mi teoría personal: EN ESTA VIDA CADA QUIEN BAILA CON SU PAÑUELO.

Esta teoría gobernó mi vida por unos largos meses, pero muy dentro de mí sabía y aceptaba que eso no estaba bien, cada noche y cada mañana al mirarme al espejo me decía; "Estás segura? O sea, no existe nada más que los seres humanos en esta vida?". En el fondo me respondía a mí misma: "No, no está bien pero no hay otro remedio, no hay otra explicación, y eso es lo que nos tocó"

Comprender que esa última respuesta no era nada más que el reflejo de mi inconformidad, de mis pocas ganas de aceptar la realidad, de no querer luchar y de optar por lo más sencillo: RENEGAR; fue lo que me llevó a aceptar lo que mi interior decía: BUSCA LA VERDAD.

Muy dentro de mí, yo siempre supe que hay un Dios, un padre creador y protector; sin embargo, no comprendìa que para obtener su gracia a través de bendiciones, había que ser una buena hija, una muy buena hija y hacer las cosas correctas y no a medias.

Entonces me dije: Ok Sol ya sabes cómo es el asunto, ahora falta buscar cómo aplicarlo.
Al principio no fue nada fácil, pues una vez habiendo roto con mis teorías inventadas, con mi teoría que Dios no existe, me quedó la sensación de haberme portado muy mal y necesitar pedir perdón y poner en orden todo en mi vida, el problema era saber cómo. Tenía tanta ansiedad por solucionar mi vida y deshacerme de cargas emocionales que yo misma me había impuesto, quería obtener el perdón y segundas oportunidades de inmediato, pero había que ir con calma.

Yo sabía que Dios había enviado a su hijo Jesucristo a redimir nuestros pecados; eso sonaba tan fácil pero los días pasaban y no sabía cómo hacer para que él redimiera mis pecados y errores. Habían días malos, días buenos, días súper malos, las oraciones por la noche no eran suficiente, orar con lágrimas en los ojos no daba resultado, rezar el Padre Nuestro no me daba respuestas y la ansiedad y la desesperación empezaron a hacerse más fuertes y lógicamente volví a caer, me dije a mí misma: "Lo ves, otra vez te diste cuenta que eso no funciona, sigue para adelante con tu vida como tú quieras vivirla y que no importe el resto"

Volví a vivir mi vida tal cuál como siempre, sólo que esta vez mi estilo de vida era: SER UNA PERSONA ÉTICA. Pues, durante todo el proceso anterior aprendí que uno debe hacer las cosas bien, y me dediqué a eso, procuraba cumplir con todos mis deberes como hija, mujer. trabajadora, amiga, etc; sentía que si no hacía nada malo pues nada malo me sucedería [Qué lógica la mía]. De todos modos, las cosas no cambiaron mucho, pues el ser una persona 'correcta' no solucionó mis problemas pasados, no me dio consuelo. Ser una persona correcta me enseñó cosas buenas pero de igual modo, sólo vivía mi vida sin mirar a mi alrededor, estaba muy enfocada en no cometer errores y todo lo demás a mi alrededor pasaba desapercibido.

Fueron meses muy duros, yo necesitaba ese abrazo de consuelo, ese abrazo fuerte fuerte que haga que todos tus pedazos se unan nuevamente, y finalmente acepté que estuvo mal endurecer el corazón cuando las cosas no salieron bien y que estuvo mal olvidarse de agradecer las pequeñas bendiciones que recibía a diario, esa noche sólo le pedí a Dios que me perdonara por haber dejado de confiar en Él, lo hice con mucha vergüenza, me sentía como una niña se siente cuando hace una traversura y teme defraudar a sus padres, me sentía que me faltaba hacer mucho para obtener perdón, pero recuerdo que dije: "al menos lo estoy intentando" y esa noche mi oración fue sincera, no era un rezo, era una conversación sincera, no tenía que dar justificaciones ni inventarme excusas, era hora de aceptar errores y reconocer bendiciones, sólo pedí que me ayudara a hacer las cosas bien, a la manera correcta, que si Él me mostraba lo que yo pedía para mi vida, lo iba a seguir siempre.

El resto es historia, semanas después conocí a las misioneras que me hablaron sobre la Apostasía y la Restauración y ese fue un mensaje claro para mí. Hoy en día agradezco que ese día de Noviembre de 2015 esas palabras hayan tenido significado para mí, pero agradezco más que mi corazón y mi mente hayan sido preparadas para escucharlas. El caerse a veces es necesario para aprender.

Y hoy, después de este camino recorrido en la Iglesia, reconozco y sé en lo más profundo de mi corazón que existe un Dios padre, un Cristo salvador y una guía maravillosa del Espíritu Santo, sé que Dios tiene un plan para cada uno de nosotros, se que Él está a nuestro lado en todo momento y sé que en la vida terrenal podemos tener éxito o fracaso y que depende mucho de nuestro esfuerzo porque Dios también nos quiere autosuficientes, pero sé que nada se puede comparar ni nada puede estar completo en nuestras vidas si no tenemos la guía del Evangelio.

Hoy después de casi 3 años puedo testificar que esta vida no es sólo para ser una persona correcta, para tratar de no equivocarse. La vida aquí tiene otro significado y el modelo a seguir es Jesucristo, a mirar a la gente con amor, a ser serviciales, a procurar tener caridad y consagrar nuestros dones y talentos en favor de los demás.

=)






Comentarios

Entradas populares